viernes, 12 de febrero de 2016

el karma













Tal vez no sea el llanto el que vive  en mi alma
ni sean las tristezas las que angustia provoquen
tal vez sea solo eso a lo que llaman karma
que implacable se anida sin miedo a que lo toquen

Pues desde siempre sabe  que es dueño del futuro
y al no tener medida del dolor que produce
y tampoco  conciencia de ver si se reduce
se muestra indiferente tras su inviolable muro

Ese karma sagrado que arrastramos por siglos
y que al final libera de angustias y tristezas
es el plato que frío se sirve en nuestra mesa
y que nos acompaña aunque no lo pedimos

El karma individual, el karma colectivo,
El karma de los hombres y también de los pueblos
El karma que deshace nuestros sueños más vivos
El karma que cargamos sin siquiera saberlo



lunes, 1 de febrero de 2016

el viento alado























Y ruge el viento a través de la ventana
usurpando del silencio su andadura,
robándole a la paz sus pocas ganas
de enredarse en asuntos de bravura.
Tiene el amor su rincón algo maltrecho
debido a los embates de natura.
Se da aliento recostándose en el pecho
de quien en generosidad, pero con duda,
dadivoso da el calor de su cordura.
¡Oh, tú, lujurioso viento alado!
que con rugidos manifiestas tu despecho.
Ve mejor calmando tus deshechos
y ofrece al sabio amor lo que lo apura
retribuyendo así lo que te ha dado.

… Sopla el viento a través de la ventana.
Ahora porta en sus alas la dulzura
y esa paz,  que no luce tan lejana.


Adelfa Martín

viernes, 29 de enero de 2016

UN INVIERNO LARGO Y TRISTE






















No me des la espalda ahora que tanto necesito de tu apoyo, cuando los nubarrones oscuros parecen nublar la poca capacidad que me queda de raciocinio, de entereza…de fuerza. No vuelvas la mirada haciéndote el sordo a mis ruegos… a mi necesidad. No humilles mi dignidad obligándome a arrodillarme a suplicarte. Permíteme que conserve en mis recuerdos los pocos momentos felices que compartimos. Déjame que mantenga abierta la ventana de mi cariño por ti, que siempre tuvo el poder, sobre cualquier otra circunstancia, de darle sentido al fiel de mi balanza, aún en los momentos de mayor decepción y enojo.

Visualizo en mi futuro pocos días soleados, y sin poderlo evitar, soy incapaz de eliminar de mis paisajes el frío de un invierno que presumo largo y triste, a pesar de que no es soledad quien me acompaña, sino más bien han sentado sus huestes sentimientos abrumadores que la claridad de mi mente posibilita que pueda verlos venir en la distancia, volando a abrazar mi cuerpo desfallecido que se entrega a lo inevitable, incapaz de alzar la otrora fuerte voz en su propia defensa, y que más bien se regodea pensando que tal vez es mejor dejarse llevar y dejar de luchar, permitiendo el abrazo del silencio profundo; ese, donde el descanso se nos muestra con una faz tan tentadora, como el regazo de una madre amorosa.



ADELFA MARTIN

sábado, 23 de enero de 2016

Un reconocimiento de El cenáculo de los talentos . Gracias...

 

EL CENÁCULO 
DE LOS TALENTOS
 https://www.facebook.com/El-Cen%C3%A1culo-De-Los-Talentos-Elceta-205854429747560/?pnref=story
 me hace el honor de otorgarme el diploma aquí mostrado.

Mil gracias a la poetisa y declamadora originaria de Nicaragua y residente en San Fancisco, Cal., KATIA N. BARILLAS, por su gentileza.  
 
Adelfa Martín

martes, 19 de enero de 2016

este invierno













No son estos vientos invernales
los que hielan a mi alma adolorida.
Es el frío que me llega a raudales
por la falta del cariño, que yo hacía,
tan cercano como hoy lo están mis males.

Si debo de rezar... ¡qué bien haría!
en trocar mis alabanzas al eterno
por las lágrimas que derramo día con día
y no ser tan cruel con este invierno
al que achaco, injustamente, mi agonía.

¿Qué puertas tocarás, alma de mi alma,
cuando llegue, inevitable, el fatal día…?


ADELFA MARTÍN

viernes, 15 de enero de 2016

el que no olvida...


















EL QUE NO OLVIDA

Brilla el sol, a pesar del frío invierno.
Se deciden mis ideas por la calma
pues es eso tal vez, para mi alma,
la luz que necesita en el eterno
el ángel que me cuida y que me ama
sin dejarse impresionar por el egregor
que lo tienta con palabras sin substancia

No te dejes convencer, ángel querido,
tiende al aire la nobleza de tus alas
pues en ellas se cobija la esperanza
de sanar mi corazón triste y herido

Y si acaso nuestra empresa fracasara,
nos queda el amor del que no olvida.
El que lleva entre sus manos agua clara
para dar sustento y gozo a nuestra vida


                         Adelfa Martin​

domingo, 3 de enero de 2016

la tibia llama del pasado



 














Eres la tibia y triste llama del pasado
que aún no ha sido apagada por el tiempo
logrando apenas aromar al sueño alado
manteniendo a la ilusión llorando al viento

No suenan ya campanas a tu paso
ni conmueve el corazón a tu reclamo
ni cae ya una lágrima en la mano
ni son de atardeceres los ocasos

Tal vez sea del futuro la alegría
y del cruel olvido los amores
del olvido también los sinsabores
que en una nueva vida incubaría

Si es vivir el presente lo adecuado
y mirar hacia atrás solo empobrece
hay que tomar del jardín lo que florece
pues será sin dudar lo deseado

Hoy solo eres el eco de un pasado
en un futuro que ya no se estremece
ni al releer tus versos empolvados
en el cajón que en soledad envejece



Adelfa Martín