lunes, 20 de octubre de 2014

300. 000 visitas...

     MI BLOG LLEGÒ A LAS TRESCIENTAS MIL VISITAS

Tal vez no son  muchas para la ´´edad´´ del blog, pues mis temas no son ciertamente populares, pero me hacen sentir orgullosa, y agradecida.

MIL GRACIAS A LOS CONSECUENTES AMIGOS QUIENES A PESAR DEL ABANDONO ESPECIALMETE DEL ULTIMO AÑO, AÙN PASAN DE VEZ EN CUANDO A DEJARME CONSTANCIA DE SU PRESENCIA, Y MILES DE GRACIAS A LOS QUE PASAN Y HAN PASADO POR AÑOS, SIN JAMÀS DEJAR UN COMENTARIO. SOLO LA HUELLA QUE QUEDA REGISTRADA EN LOS CONTADORES DE VISITAS.

 GRACIAS A TODOS                     
ADELFA MARTÌN

domingo, 19 de octubre de 2014

nunca es tarde





















NUNCA ES TARDE


No es la mano que el cabello acariciara
ni será el dulce canto de su nombre
es tal vez el olvido que de un hombre
hace el alma dolida y amargada
al saber que su amor fue una charada
para quien por pequeño y por cobarde
volvió burla lo que un día fue derroche
y en ignominia lo convierte con alarde
ocultando tras su rostro de fantoche 
su reseco corazón de mascarada




lunes, 6 de octubre de 2014

jueves, 25 de septiembre de 2014

vida




VIDA


¡Pobres hombros que cargan el peso del mundo!
Llantos sin lágrimas brotan de los ojos resecos
cansados de ver a la ignominia apoderarse
sin vergüenza de las almas nobles

Los gritos que jamás se escuchan
son ahogados por la decepción

De lo más profundo pretenden
surgir las esperanzas rotas
y los sueños desgastados por el desengaño

Volar sería la libertad que se antoja deseable.
Ese vuelo amplio donde el peso de todos los dolores, yace sin fuerzas en el lejano suelo

Pero esa improbabilidad no le resta bríos al corazón que se aferra a sus sueños pisoteados

El clamor de voces lejanas
llama a la puerta con toques de fanfarria.
No te niegues a ti misma.
No permitas que se trunquen tus anhelos

Quienes tienen la capacidad de imaginar
jamás envejecen porque imposibilitan
que germine la tan temida frustración
que oscurece y deteriora el espíritu

Los pesares son transitorios
como lo es la felicidad
y es de todo ello de lo que se nutre
esta experiencia maravillosa e insustituible
que llamamos: VIDA


Adelfa Martìn

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Revista Biografia, Brasil: GRACIAS

 
  http://sociedadedospoetasamigos.blogspot.com.br/2012/01/adelfa-martin-escritora-e-poeta.html

Esta vez ha sido la revista BIOGRAFÌA, de Brasil, la que me ha dado una gran alegrìa.

Me han publicado en una pàgina como poeta mexicana, con dos de mis videos, dos poemas y un cuento; ademàs de una semblanza.

Ante una gentileza semejante, decir gracias pareciera no ser suficiente.




jueves, 18 de septiembre de 2014

CUANDO LAS MUJERES NOS EQUIVOCAMOS. ”agarrando, aunque sea fallo”, no es la opción



 La usualmente incomprensible incongruencia humana, nos lleva a cometer errores en lo que debería ser más simple: el sentimiento del amor. A veces nos enamoramos de quien no debemos, y dejamos de lado personas maravillosas que harían cualquier cosa por nosotros.

El “clic” que pareciera ser la clave para engancharnos con ese sentimiento, suele confundirse con la pasión, lo que a veces nos lleva por caminos tortuosos, que en vez de acercarnos, nos alejan de la felicidad.

Pero es algo innato en el hombre y la mujer asomarse a abismos peligrosos, engañados por espejismos que con frecuencia dejan un mal sabor de boca y el corazón casi inhabilitado para volver a embarcarse en la aventura. Pero insistimos. Nos caemos y nos levantamos, con terquedad inaudita.

Esos aciertos y errores deben constituir la experiencia, ya que nunca más acertado el refrán de:”nadie escarmienta en cabeza ajena”, que cuando lo aplicamos al amor.

Aùn existe, -particularmente entre las mujeres-, el miedo a estar solas, a escuchar las consejas de amigos y parientes, amén de la vergüenza de “quedarse para vestir santos”, lo que las impulsa a veces a lo de:”agarrando,  aunque sea fallo”, como dicen en Venezuela, siendo - como es lógico - peor el remedio que la enfermedad.                                                                                                                                                                        
Pero bien sabemos que no todas logran la felicidad casándose, o viviendo en pareja. Las hay que sufren agonías silenciosas con maridos violentos por el temor al que dirán,  porque piensan que morirán de hambre si se separan, o porque “esta es la cruz que me tocó”; y lo triste, es que lo creen firmemente.

Nuestra obligación es tratar de ser felices, y aunque siga siendo ideal tener una familia constituida por papá, mamá e hijos, esto debe serlo únicamente si hay amor, respeto y valores, que podamos heredar a los que traemos al mundo.

Una mujer formada profesionalmente, o sencillamente independiente económicamente debido a su trabajo y quehacer autónomo, también puede ser feliz, aunque por algún motivo no llegue a tener hijos, ni  marido. Debemos alejarnos de los clichés sociales que nos condicionan a aceptar a veces situaciones que no son las que deseamos.

Aún en América Latina –y no es porque no ocurra en otros lados, sino porque esto me toca más de cerca- existen las mujeres que viviendo en aldeas de particulares costumbres, son casadas con quien elija su padre, a cambio de una dote de vacas, ron y dinero. Que son excluidas de la escuela, y que no tienen el menor derecho a opinar ni siquiera en lo concerniente a sus propios hijos, siendo objeto de burla si nadie las pide en matrimonio; cosa esta última que sucede todavía incluso, en otros estratos sociales, donde a las mujeres solas se les endilgan apodos, como solterona, quedada, etc.

Es mucho lo que las mujeres que por suerte tenemos otra clase de vida podemos y debemos hacer por esas congéneres en desventaja. Exigir que sean no solo promulgadas las leyes que acaben con la terrible desigualdad que aún persiste en muchos ámbitos, sino que se apliquen, porque en algunas ocasiones después de lograrlas, se terminan convirtiendo en letra muerta. Y aunque  ha habido avances, todavía no son suficientes.

Justamente es esa desidia por parte de las autoridades, lo que hace que mujeres que viven en una difícil situación de pareja, no acudan a pedir auxilio porque desconfían de que van a ser atendidas con respeto, y no recibir la respuesta, como sucede en ocasiones, de que: .”Eso no es nada, si las heridas o los golpes sanan antes de 15 días, no podemos proceder” ¿?, y esto todavía ocurre en algunos lugares, particularmente en zonas rurales y comunidades indígenas, a pesar de las leyes promulgadas, la capacitación a los Ministerios Públicos, etc.

Es nuestra obligación - primero a nuestras hijas y a las jóvenes que nos toquen de cerca - enseñarles que son valiosísimas, que aprendan a depender de ellas mismas, a ser autosuficientes, y a mantener una elevada autoestima, y que solo en el caso de que encuentren un hombre que las respete, que las ame, que no pretenda cambiarlas, o mucho menos coartarlas, prohibirles, o inhibirlas de realizarse como seres humanos, entreguen su corazón y compartan su vida con esa pareja que han elegido, en la seguridad de que en ese caso, habrán decidido la que puede ser la mejor y más satisfactoria forma de vida.

Pero por favor, no nos olvidemos de las que no tienen voz, y menos aún, de aquéllas que ni siquiera saben que tienen derechos.