jueves, 13 de noviembre de 2014

las reflexiones de una escritora INDIE.

Mi artìculo de esta semana: http://guadalajaradigital.mx/category/sociedad

















Mis apreciados lectores. Les comparto una reflexión que ha dado vueltas en mi cabeza desde hace algún tiempo y que creo que puede ser expresada en pocas palabras, ya que soy partidaria de ir al grano. 

Vivir en un país como el México de los últimos años y ser indiferente a los problemas sociales que nos aquejan es casi imposible, a menos que el ejercicio se haga como disciplina consciente: me preocupo ¿? pero no hablo de ello, no me entrometo, no opino… y menos escribo al respecto. En una palabra: no me arriesgo.

Los conozco. Hay miles.  Bueno, digamos muchos, para no pecar de  exagerada. Si escriben un poema, le cantan a las flores y a los pajaritos,  al amor de pareja, a la pasión, pero jamás mencionarán los miles de muertos, a menos que se apilen a la puerta de su casa.

Escribir sobre las cosas bellas de la vida que merecen ser ensalzadas, nada tiene de malo realmente y tal vez en tiempos difíciles, es cuando más las necesitamos, pero tratar de obviar que el mundo se cae a pedazos a nuestro alrededor, es casi un acto de cruel indiferencia y de total falta de empatía, especialmente porque son millones los que no tienen la menor oportunidad de hacerse escuchar.

Y que conste que para nada hablo de política y menos aún de simpatías por este u otro color. Desde hace años estoy convencidísima de que si molemos a todos los políticos del mundo actual, con quizás una media docena de honrosas excepciones;--aunque en lo personal solo se me viene a la cabeza en este momento un ejemplo que llenaría mis expectativas--, no moldeas ni uno solo que realmente valga la pena. Humildemente pienso que los políticos, --si acaso alguna vez  han sido lo contrario--, son indignos de los pueblos que gobiernan.  Hablo de solidaridad por lo que le pasa al otro humano, viva donde viva y sea de la raza que sea. Hablo de escribir, respaldado con nombre y apellido aunque sea de vez en cuando,  un sencillo: ¡ya basta!,   como comentario horrorizado a una noticia terrible, como por ejemplo los sucesos que nos han devastado recientemente en México.

Hoy  sería incomprensible el silencio permanente y contumaz de quien escribe y no se involucra en nada; de quien tiene la oportunidad de hacerse escuchar mediante un artículo, un poema, una novela o cuando menos una opinión solidaria o una crítica adversa, dejada al final de los escritos de otros, haciendo valer la suya o defendiendo una causa que crea justa, sea una persona reconocida… o no. Me parece que actualmente esa solidaridad es más necesaria que nunca, o tan necesaria como lo ha sido en otras ocasiones difíciles de nuestra historia.

Ya no es el tiempo de decir: de nada vale, todo va a seguir igual,  yo que puedo cambiar;  o que influencia pueden lograr unas palabras mías. La realidad es que son los miles de granos de arena los que hacen la gran duna que llega a ser visible desde muy lejos,  y esa montaña, o montañita, comenzó por uno solo… casi imperceptible.

Si me leen en otro DIGITAL, los invito a dejar su opinión en este: http://guadalajaradigital.mx/category/sociedad

  

 Adelfa Martìn


sábado, 8 de noviembre de 2014

estoy desierta




 Estoy de hastío hecha,
y de leyenda.
De secretos ocultos
y verdades.
Cansada estoy también
de soledades,
y por estar,
también estoy desierta.

Si alguien llega a tocar,
le abro la puerta,
le permito pasar,
le doy la mano.

Sin poder olvidar
que fue un  gusano
quien le cortó la flor
a aquél jardín lejano
donde el sublime amar
construyó bella historia.
Rifando el corazón
en la noche desierta
al compas del sonar
del agua de la noria.
-
Historia que, ya hoy,
está bien muerta.









lunes, 27 de octubre de 2014

¡ilusa vida!

















¡ ILUSA VIDA!

Y cargados de esperanza vimos cielos
y estrellas fugaces que se amaban
más,  lloramos a  mares  en el suelo
donde el nudo gordiano nos amaga.
Pues somos eso, que a veces ya ni somos
que a tanto desearlo se ha hecho sueño.
utopía tal vez… ¡ilusa vida!
que nos lleva al vaivén del desconsuelo.
Busca sin descansar al nuevo día
que lo malo ya está con otro dueño.

Al fondo del averno donde moran
los oscuros demonios de este infierno
que recibirán el dolor y la agonía
en cosecha generosa por su empeño
de acabar con el amor y la alegría.




viernes, 24 de octubre de 2014

mi sed de decir cosas



 


Ni una sola idea se debate entre la euforia y la inspiración.
     
Ni una sola se acurruca en el calor de mi abrazo o entre los pliegues de mis sábanas revueltas por tantos ires y venires nocturnos que ocasiona el inclemente insomnio.

Mala pécora ha de ser este Nuevo Año de las temidas profecías, que se goza en humillar  mi soberbia y en aplacar mi credulidad de escritora en ciernes que no tiene de que vanagloriarse,  siendo incapaz de hilar fino tres o cuatro buenas frases que dejen ojiabierto al improbable lector.

De seguir así la cosa, bien hará la susodicha escribidora con dedicarse a tejer  –que no lo hace mal – y dejar tan intrépido arte a manos más ágiles y de una creatividad  realmente tan prodigiosa, que no se tienten el corazón para lograr transportarnos a mundos espléndidos que muchos quisiéramos tener a la vera en  un buen día de lluvia.

Triste es la incapacidad de recrear solo con la palabra, paisajes, amaneceres u ocasos; de lograr que el  arte de amar circule como fuego líquido por las venas de quien se deleite en la lectura de tan vívidas imágenes, que le transporten a increíbles y hermosos lugares o a los brazos del amado idealizado hasta la mas exigente perfección, por aquellos que, ávidamente, acaricien cada línea con ojos donde seguramente temblarán algunas indiscretas lágrimas. 

Buscaré incansable esa magia que encienda la chispa indispensable de la frase inspiradora  en  viejos baúles, o en los rincones polvorientos donde, sin lógica alguna,  he guardado por años tesoros solo por quien sabe que motivo,  pues hasta para mi han dejado de tener valor de vida o muerte.

Cuando la encuentre,  cuando deje de serme huidiza e inalcanzable, cuando se digne volver a aplacar  esa  sed de decir cosas que jamás me abandona, volveré a tener el valor de creer que tal vez tengo algo que expresar…  y escribirlo.






lunes, 20 de octubre de 2014

300. 000 visitas...

MI BLOG LLEGÒ A LAS TRESCIENTAS MIL VISITAS

Tal vez no son  muchas para la ´´edad´´ del blog, pues mis temas no son ciertamente populares, pero me hacen sentir orgullosa, y agradecida.

MIL GRACIAS A LOS CONSECUENTES AMIGOS QUIENES A PESAR DEL ABANDONO ESPECIALMETE DEL ULTIMO AÑO, AÙN PASAN DE VEZ EN CUANDO A DEJARME CONSTANCIA DE SU PRESENCIA, Y MILES DE GRACIAS A LOS QUE PASAN Y HAN PASADO POR AÑOS, SIN JAMÀS DEJAR UN COMENTARIO. SOLO LA HUELLA QUE QUEDA REGISTRADA EN LOS CONTADORES DE VISITAS.

 GRACIAS A TODOS                     
ADELFA MARTÌN